“Lo que te ofrezco aquí es gratis, se lee en 5 minutos y quizás cambie tu vida porque vamos a ver cómo…”

El drama de las comidas con tus hijos puede pasar a ser una anécdota.

Tengo claro que es bastante probable que hayas probado “de todo” para que tus peques coman mejor, o que vayas a iniciar la alimentación complementaria de tu bebé y te encuentres perdida y saturada en el océano de la información contradictoria, pero lo que te pongo en el título es una realidad y lo vas a ver enseguida.

 

He creado un curso completamente gratuito que probablemente no consiga que tu peque se coma un plato de acelgas mañana mismo pero que te va a dar claridad y criterio para empezar a replantear tu situación y mejorar las cosas.

 

Una formación de más de 2 horas repartidas en 14 vídeos que puedes ver a tu ritmo. No hay truco, es gratis.

Nota importante: Al introducir el email entras a formar parte de mi comunidad de email gratuita. Cada día envío un email con información sobre alimentación en familia. Te puedes dar de baja en cualquier momento con un sólo clic, pero si eso te supone un problema, mejor no te suscribas.

Muy buenas,

mi nombre es Tania Clemente, soy dietista especializada en familias, creadora de la escuela Alimenta tu Hogar y mamá de 2 preciosos retoños de 4 y 2 años.

No se tú, pero yo fuí una niña “mal comedora” de las que llevan de cabeza a sus padres y, que además, arrastró una desastrosa y sobre todo, conflictiva, relación con la comida hasta bien entrada en la edad adulta.

 

Nunca contenta con mi peso y siempre preocupada por no engordar, me convertí en la inspectora Colombo de las etiquetas del supermercado.

 

Nada que llevara la palabra “light” o “bajo en calorías” escapaba a mi radar.

 

Y aún así, por más que mes esforzaba, no conseguía estar satisfecha y vivía en un estado permanente de culpa cada vez que se me ocurría la osadía de comerme una patata frita.

“¿patataaaa frita? ¡pues ahora 5 días de menestra de verduras!”

No tardé mucho (bueno, quizás veintipico años de mi vida) en entender que todo lo que creía saber sobre “comer sano” no servía.

 

En un mundo en el que ayudar a alguien suele pasar por “sacar una dieta del cajón” y ofrecersela, o en el que nos hablan de proteínas, hidratos de carbonos y calorías cómo si fuéramos robots a los que nos tienen que inyectar gasolina, en vez de hablarnos de alimentos, es imposible entender un carajo.

 

Rodeados de “publicidad”, de anuncios y de asociaciones súper influenciadas por intereses económicos (véase sellos de la Asociación Española de Pediatría en cajas de galletas) es difícil encontrar una forma coherente de mejorar nuestra alimentación.

 

Así que hazme caso, si todo lo que has intentado hasta ahora para mejorar tu alimentación o la de tus peques no te ha funcionado, no es porque seas un desastre “sin fuerza de voluntad”, es porque no has tenido información fiable, ni recursos, ni ayuda real.

La alimentación puede y debe ser más simple, más intuitiva, más accesible y más divertida.

¿Cómo lo puedes hacer?

  • Aprendiendo las bases de una alimentación saludable y equilibrada con evidencia científica actualizada, coherencia evolutiva y simplicidad. Aquí lo importante es (re)conectar con tu cuerpo y aprender a escucharte.

 

  • Dejar de trabajar en restringir alimentos y empezar a trabajar en sentir placer al comer verduras, pescados, huevos, carnes, legumbres…, de tal manera que ni tú, ni tus hijos, tengáis que vivir en la búsqueda continua de patatas fritas, galletas y chocolatinas que calmen ese “ansia incontrolable”.

Después de 5 años intensos de especialidad, una escuela de formación, más de 200 familias tratadas y un método propio basado en:

 

  • Coherencia evolutiva, evidencia científica en nutrición y conocimientos de neurociencia.

 

  • Atención plena, conciencia corporal y reconexión, comunicación no violenta y escucha.

 

  • Tradición, individualidad y flexibilidad.

Puedo decir que estoy segura de que existe una forma diferente de relacionarse con la comida sana.

¿Quiéres integrar todo esto, pasito a pasito, para tí y para tus hijos?

Apúntate gratis a la comunidad privada y accede a:

Nota importante: Recuerda, envío un email cada día en el que ofrezco todo esto de forma gratuita y también ofrezco mis servicios de pago. No tienes porque contratarlos y te puedes dar de baja en un clic (3 segundos), pero si eso te hace sentir incomoda, mejor no te suscribas.

Un abrazo,

 

Tania.

P.D.: Una última cosa.

 

Me gusta divertirme, incluso cuando estoy trabajando (la vida ya puede ser bastante dramática sin necesidad de añadir nada), así que mis emails son cortos y nada serios. 

 

Si te apetece saber las opiniones de algunos miembros de la comunidad, puedes seguir leyendo:

Y todo este rollo viene porque me he sentido reflejada en el momento de sentarte y hablar del paquete coloreado de crispies...ajjajaa Gracias por todo Tania. Y por dedicarnos unos minutos de tu vida a enriquecernos día a día .

Irene

En resumen, me tienes enganchada a tus historias y desde luego, estoy aprendiendo un montón.

Lidia, www.arisbabyandyou.com

Me ha encantado este correo, ¡realmente inspirador!. Muchísimas gracias por dejarte llevar por tu inspiración (valga la redundancia jijiji). A mi desde luego me mandas a la cama con una maravillosa reflexión.

Kelly.

No tengo hijos. Dudo que el BLW vaya a formar parte de los consejos que tenga que dar en consulta (es aprender por vicio), y aún así, Tania me tiene enganchada casi cada mañana a su newsletter con sus anécdotas y reflexiones (¡ y ese tono con el que escribe!), invitándome a sus mentorías, que no tengo duda que serán fantásticas. En un mundo inteligente, Tania tendría cientos de miles de seguidores.... En su newsletter se puede aprender más allá de la nutrición.

Luisa, www.comopiensocomo.com

Hola Tania, que sepas que leo todos tus boletines y me encantan! Me encanta el estilo rebelde y directo con el que tratas todos estos temas de nutrición en general y la infantil en particular. Bueno, nada más, mucho ánimo con tu proyecto y enhorabuena por tu buen hacer. Que sepas que en clase de educación sanitaria te menciono para enseñar al alumnado que es necesario ser creativo.

Juan.