Es posible que este título sea un poco fuerte, pero para que engañarnos, todo en la vida está sujeto a ser prostituido.

 

Podemos devaluar cualquier cosa, desde el arte, hasta el amor, y ¿Por qué no? La alimentación complementaria de nuestros bebés y cualquier método que usemos para realizarla.

¿QUÉ ES EL MÉTODO BABY LED WEANING (BLW)?

El método BLW no es más que una forma de empezar la alimentación complementaria.

 

Si traducimos literalmente el título nos quedará algo así como: Destete del bebé autodirigido.

 

Es decir, el bebé es el que va marcando sus propios ritmos y preferencias para iniciar la alimentación complementaria.

 

El método tradicional que usamos en España para empezar la alimentación de los bebés es hacer papillas de cosas y dárselas al bebé con la cuchara, y haciendo el avión si ese día nos sentimos inspirados.

 

¡Lo de toda la vida! Que dirían las abuelas.

 

El bebé ni pincha, ni corta… sólo abre la boca y come, jeje.

 

No quiero aburriros demasiado, y ya hablé en otro artículo que podéis leer aquí sobre tecnicismos del BLW, así que esa parte me la saltaré.

POPULARIDAD DEL MÉTODO BABY LED WEANING

Con el método BLW lo que hacemos es dejar que el bebé elija que alimentos quiera comer y que cantidad quiere comer.

 

Todo en orden hasta aquí.

 

¿Y por qué se ha hecho tan popular en los últimos años?

 

Pues porque se le dan al peque los alimentos en trocitos que el mismo puede manipular con la mano y llevarse a su boca (todo con sus respectivas medidas de seguridad y tal).

 

Y se ha creado como toda una cultura alrededor de este formato: O eres Babyledweaniana o eres Papilliana.

 

Ahora mismo me estoy imaginando una guerra entre los dos bandos armados con sus delantales y sus batidoras jaja.

BABY LED WANING NO ES UN MÉTODO REGISTRADO

El BLW no es un método registrado que ha inventado nadie, ni hay una escuela con unas pautas estrictas y marcadas que seguir.

 

Por lo tanto, es un método interpretable y altamente flexible.

 

En mi opinión, si queremos dejar que el bebé dirija su introducción a los alimentos, lo más interesante del método es que nos permite RESPETAR SUS CAPACIDADES INNATAS.

 

Todos los seres humanos nacemos con una serie de capacidades innatas y, en este caso, me estoy refiriendo concretamente a nuestra capacidad de autorregulación energética

CAPACIDAD DE AUTORREGULACIÓN ENERGÉTICA

Sobrevivir es el objetivo principal de nuestra conducta. Todo lo que hacemos está dirigido a asegurar nuestra supervivencia.

 

Y podemos dudar de muchas cosas en la vida, pero hay algo de lo que no nos debe caber duda:

 

Si hay algo indispensable para seguir viviendo, es, comer.

 

No me quiero extender mucho en este tema porque lo desarrollaré mejor en otros artículos, pero por resumir:

 

Hay 2 mecanismos simples que permiten regular la cantidad de energía que necesitamos (la cantidad de calorías que comemos): hambre y saciedad.

 

Te suenan, ¿no?

 

Sentimos hambre cuando nuestras reservas energéticas están bajas y sentimos saciedad cuando ya no necesitamos comer más.

 

En un mundo ideal de cuento de hadas, todo el mundo podría comer basándose en sus percepciones, no existiría la mala alimentación ni el sobrepeso y los dietistas se extinguirían como los dinosaurios.

 

Pero no vivimos en ese mundo ideal, vivimos en el mundo de Ronald Mc. Donald.

 

Así que parece ser que la mayoría de las personas han perdido esa capacidad de autorregulación energética.

 

¿Cómo?

 

Pues aquí influyen muchas cosas, pero por nombrar algunas con bastante evidencia científica a sus espaldas: Comer por encima de nuestras necesidades, comer sin prestar atención plena (comer distraídos con dispositivos electrónicos, por ejemplo), alimentos procesados o ultraprocesados que se saltan nuestros sistemas hormonales, sobrepeso y exceso de tejido adiposo (michelincito), consumir alimentos frescos pero cambiarles el formato, etc…

 

Volviendo a los bebés…

 

Si yo me estoy molestando en darle a mi peque la comida en un formato diferente y en realizar un método u otro, no es por ser la más moderna del barrio, sino por encontrar beneficios adicionales para ellos.

 

En este caso, aunque hay varios más, el principal beneficio debería ser NO ALTERAR ESA CAPACIDAD DE AUTORREGULACIÓN ENERGÉTICA DE NUESTROS NIÑOS.

 

Está muy bien darles trozos a nuestros peques, pero esos trozos tiene que ir acompañados de: una alimentación equilibrada, una actitud adecuada, alimentos reales, frescos y mínimamente modificados por nuestra parte, respeto hacia las necesidades calóricas de nuestros hijos, y muchas cosas más…

EL MÉTODO SERÍA ENTONCES LA MEJOR FORMA PARA MAXIMIZAR LOS BENEFICIOS DE UNA EDUCACIÓN ALIMENTARIA TEMPRANA.

O más bien: de una educación alimentaria temprana para los niños y tardía para los papás.

 

No te ofendas, todos necesitamos aprender a mejorar nuestras elecciones alimentarias.

 

Y honestamente, en mi opinión, dar los alimentos en formato trozos o no, forma aproximadamente un 10% de la ecuación del éxito.

 

Y por eso, para mi gusto, se ha prostituido el concepto de BLW, y lo que veo en muchas ocasiones es una información muy incompleta en la red, además de padres esforzándose mucho por hacerlo mejor, pero centrándose sólo en el tema de los trozos como si eso fuera una garantía.

 

Por supuesto que el BLW es una opción interesante, pero el BLW, de verdad, y luego ya decides si le das trozos o no.

Este post resuena contigo? Puedes compartirlo en los siguientes enlaces:

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter

COMUNIDAD PRIVADA

Si quieres seguir aprendiendo cada día sobre alimentación infantil y formar parte de una comunidad gratuita con miles de familias pincha aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *