Hay una máxima que se repite en el (a ojo) 80% de las familias y es la dichosa frase de MI NIÑO COME MEJOR EN EL COMEDOR ESCOLAR.

No voy a decir que sea mentira que suceda en muchas ocasiones así pero lo que si voy a hacer es intentar analizar un poco el por qué de este extraño fenómeno.

De entrada te diré que he estado en bastantes guarderías, hablando con las personas responsables y realmente ellos saben, por ejemplo, que un niño al añito debería estar comiendo sólidos.

Al igual que saben que todos los niños tendrían que estar comiendo verduras.

Pero ellos les ponen purés o puré con algún tropezón (eso me dicen para que no les de más el follón, pero está claro que mentían como bellacos).

¿Por qué?

¿Son unos ogros? ¿Odian a los niños y quieren que tengan una porquería de desarrollo muscular? ¿Quieren fastidiar sus capacidades digestivas?

No creo. Lo que creo es lo siguiente:

Es una guardería y quiere ganar pasta, money, euros, perras como diría mi abuela.
NORMAL.

Y para ganar dinero necesitan que los padres lleven a sus hijos.

Y para eso necesitan que los padres estén contentos.

Y resulta, que lo que los padres quieren, es que sus hijos coman.

Ante todo quieren que coman.

Porque por algún motivo, nos han metido en la cabeza, hasta el punto de obsesionarnos, que nuestros hijos (residentes en un país desarrollado y  con acceso continuo a todo tipo de alimentos) pueden mo-rir- de -ham-bre.

Entonces, la culpa no es de la guardería. La guardería nos da lo que queremos. Así funciona la ley de la oferta y la demanda (en realidad no se si funciona así porque no tengo ni idea de economía, pero creo que sí.).

PERO AHORA VIENE LO DEL PAPELITO QUE TRAEN DEL COMEDOR INFANTIL

Pero reconozcamos, por favor, que es un poco loco que en la guarde los niños se vayan a casa con un papelito en lo que la seño escribe exactamente lo que se ha comido hoy en el comedor y que los padres salgan valorando esos datos como si se tratara de las notas de selectividad.

Aquí tenemos un problema de exceso de control sobre nuestros hijos, y eso es algo que escapa a la mera selección del menú.

El problema es que ese papelito nos lleva a tomar acciones:

– ¿Si no se ha comido todo será que mi hijo es «mal-comedor»?


– ¿Si se ha acabado todo será que es «buen-comedor»?


– ¿Si no se ha comido el pan y el yogur será que se ha quedado con hambre y entonces es mejor que le dé algo cuando salga del cole no vaya a ser que se desmaye?


– En la guarde se lo come todo y en casa no….¿Será que cocino como el culo?

Y así, cada día, afianzamos esa obsesión con un exceso de control y con nuestro empeño en no respetar el apetito de los niños.

HAY MÁS COSAS QUE INFLUYEN EN QUE COMAN MÁS EN LOS COMEDORES

Por otro lado hay muchos estudios que confirman que comer en grupo deriva en que comamos más.

¿Cuánto es más?

Pues mira, ni más ni menos que hasta un 76% más en presencia de personas.

¿WHAT?

De hecho, las posibilidades de contraer obesidad aumentan considerablemente si convivimos con personas obesas.

Y esto es más allá de la genética. Que la genética también cuenta, claro.

No te olvides de que somos animales sociales.

Por ejemplo, mi hijo no quería ponerse el abrigo para ir al cole hasta que un día, un niño de su clase apareció con su mismo abrigo y…

Voilá!! Al día siguiente era incapaz de soportar el frío polar de Murcia y me pidió imperiosamente el abrigo.

Si fulanito, al que admiro, come, a mí me interesa más comer.

Si me lo estoy pasando pipa con mis amiguitos, a mí me interesa más comer.

Si menganito piensa que está rico, será que quizás está rico…

Y LAS APARIENCIAS ENGAÑAN

Otra cosa a tratar es el tema de las apariencias.

Y mira, de partida, antes de decir nada (porque luego hay gente que se indigna por todo sin motivo), voy a avisar:

– No tengo nada en contra de guarderías.
– Mi hijo es el primero que va a guardería y estoy la mar de contenta.
– No todas las guarderías son iguales.
– Estoy hablando de forma general.

Ahora sí, una vez preparado el terreno y esperando no herir sensibilidades:

En las guardes quieren que los niños coman, porque los padres (que son los que pagan), andan obsesionados con que los niños coman, y las guardes quieren que los padres estén contentos, y así un ciclo sin fin como el rey león.

Entonces, ¿sabes que cosas comen bien los niños?

– ¡Las verduras!

– No hija, no jajajjaja

Los niños se comen bien la pasta, el pan, el arroz, las legumbres (casi todos).

Entonces podemos llamar a un plato «guiso de verduras» pero en realidad el plato puede ser «caldo espeso con fideos y un par de trozos de zanahoria.»

A veces el caldo es tan espeso porque lleva muchas verduras trituradas, lo que hace que tu hijo coma verduras pero que no aprenda a apreciar las verduras.

COSAS DIFERENTES.

Pues eso, a veces las apariencias engañan

SOLUCIONAR PROBLEMAS, NO PONER PARCHES.

En cualquier caso, las guardes no son mágicas y a ti no te interesa (o debería interesar) que tu hijo se coma hoy el plato de lentejas…. Lo que te interesa (o debería interesar) es que en un futuro no tenga problemas con la alimentación.

Y eso no se trabaja dejándolo a comer en la guarde. Si lo quieres dejar a comer en la guarde porque así te organizas mejor, o porque trabajas, o porque te da la real gana…perfecto, haces bien.

Mi hijo también va a la guarde (aunque no come allí) y no tengo nada en contra de las guarderías.

Peeero, si tu único motivo para dejarlo a comer es que en tu casa no come y en la guarde sí, mi recomendación es que no lo hagas, porque en caso de que haya un problema, no lo está solucionando, y en caso de que no lo haya, no estás trabajando para prevenir nada.

Si te parece que tu hijo no come o come poco, dejarlo en el comedor escolar es un parche temporal que no merece la pena.

¿ESTE POST RESUENA CONTIGO?

Si quieres seguir aprendiendo cada día sobre alimentación infantil y formar parte de una comunidad exclusiva pincha en el siguiente enlace:


¡Quiero más!