Necesitas SENTIRTE BIEN

Alimentarte, nutrirte y mucho más

Tengo una mala noticia para tí. O quizás sea buena, no lo sé, depende de cómo te quieras tomar la vida.

 

Allá voy:

 

Tengo 36 años, 2 niños, un negocio propio, una profesión que me llena, pareja, amigos, familia…pero aún no he terminado de formarme, de seguir aprendiendo, de buscar.

 

No he encontrado mi camino.

 

Cada año le digo a mi marido: “Esta es mi última formación, el próximo año voy a descansar”.

 

Pero eso no sucede nunca.

 

Eso era lo malo que te quería contar: 

 

Porque cuando vas tomando las riendas de tu vida y vas sintiéndote mejor, te das cuenta de que puedes hacer más, mucho más.

 

En ese momento, puedes empezar a experimentar con tu cuerpo, con lo que te gusta, con lo que te emociona y te da vidilla. 

 

Empiezas a ser más respetuosa contigo, a estar más atenta, más concentrada, a tener más claridad.

 

Y te das cuenta de que todo eso también lo puedes a aplicar a los demás, así que empatizas más y empiezas a ser más compasiva, y más bondadosa.

 

Y empiezas a aceptar a los demás tal y cómo son, y a aceptarte a ti misma. Sin juicio.

 

Aceptar radicalmente.

 

Tu ego deja de asfixiarte y te das cuenta de que hay otra forma de comprender y comunicarte. ¿Será posible que lleves toda tu vida sin saber realmente expresar tus necesidades? 

 

Yo me di cuenta de esto hace no tanto y fue un cambio brutal.

 

Aprendes que se puede vivir sin normas estrictas, sin remordimientos, sin estrés constante, sin tener la sensación de no llegar a todo, sin fallarte, sin culpar de todo a la sociedad, a tu pareja, a tus hijos… Sin culparte de todo a ti misma.

 

Aprendes a organizar tu tiempo en función de tus valores. A decir no. También a decir sí y hacerlo con gusto, sin expectativas.

Te pongo un ejemplo:

Aquí va, el mío, y por favor, ten muy claro que he dicho e-jem-plo. Jamás MO-DE-LO.

 

Lo que es bueno para mí quizás no lo sea para ti. Esto es sólo un ejemplo de cómo se puede pasar de un punto A hasta un punto B con trabajo bien enfocado.

 

Fui una niña “mal comedora” que hizo auténticas locuras con su cuerpo y su alimentación. Una adolescente súper acomplejada que siempre se sentía el patito feo y una adulta que estaba súper perdida en la vida, sin encontrar nada que la hiciera brillar. En mi vida ha habido mucho sufrimiento (nada comparado con el que otras personas sienten), pero suficiente para marcarme.

 

En los últimos 8-10 años me he formado sin descanso en una profesión que me hace feliz, he tenido 2 hijos que han abierto una nueva mirada hacia mi interior, he dejado atrás a personas que me hacían sentir mal, he minimizado todas mis necesidades, he aprendido a moverme a diario de forma natural, divertida y alegre sin tener que matarme en el gimnasio ni “obligarme” a hacer deporte, he dejado de pesarme (al menos llevaré 4 años sin subirme a una báscula), he dejado de sentir remordimiento por lo que como o no como, he probado todo tipo de formas de alimentación y he aprendido a adaptarlas a mis necesidades, he dejado de leer etiquetas, he aprendido a meditar, he cambiado mi forma de comunicarme con los demás, a pensar antes de hablar y a cuidarme mucho de herir a otras personas, sobre todo he aprendido a dejar de tomarme todo de forma tan personal.

 

Todo esto me lleva a estar en paz y a quererme y cuidarme mucho.

 

Como te he dicho, quizás esto no sea nada para ti, y lo entiendo perfectamente. Yo no soy un modelo y tus necesidades pueden ser otras completamente diferentes.

 

Pero si para ti estas cosas sí que son significativas, si te apetece encontrar una hoja de ruta para trabajar en tu propio bienestar, poner orden en tu vida y encontrar un poco de paz, puedes seguir leyendo lo que voy a presentarte.

¿Para que sirve lo que hacemos aquí?

La primera vez que saqué los grupos de bienestar me escribió Miguel, un papá que formaba parte de otros de mis programas y me dijo:

“Tania, tengo unas dudas con el grupo de bienestar que empieza en enero, te resumo:»

(aquí la lista de problemas)


  • «Primero, soy una persona que me cuesta crear y mantener hábitos. Hay días que llego cansado a casa y me resulta imposible no levantar el teléfono para pedir pizza.»
  • «Me cuesta comunicar las cosas, por ejemplo, cuando mis suegros le dan al niño alimentos que no deben darle.»
  • «Tengo mucho carácter y pronto, y me cuesta gestionarlo. No sé cómo transmitirlo de una forma que no sea agresiva.»


«¿Todo este tipo de cosas lo vamos a trabajar en el grupo de bienestar? ¿Y la meditación?»

 

Todas las personas que entraron en el grupo de bienestar venía exactamente con este mismo tipo de problemas, en más o mayor intensidad, pero todos similares.

 

Y todos empezaron a ver cambios sustanciales en su vida.

Asesorías de bienestar

Honestamente no puedo imaginar un nombre mejor para el trabajo que vamos a realizar aquí porque la finalidad es estar bien en la vida, huyendo de un “estándar concreto”. Aquí vas a estar bien tú, escuchando tus necesidades y trabajando en comprenderte mejor.

 

Es un trabajo enfocado a ti y a todo lo que importa en tu vida.

 

Uno de los principales fallos que veo en personas que quieren mejorar su alimentación (y ojo, es un fallo que yo misma he repetido durante muchos años) es que separan diferentes aspectos de su vida y se piensan que “los problemas de alimentación” sólo atañen a la alimentación.

 

El otro fallo es que nos han hecho pensar que todo se soluciona estudiando, memorizando, “sabiendo»… Pensamos que somos sólo mente.  La realidad es que las cosas se solucionan más haciendo que leyendo, más actuando y aprendiendo de la experiencia, afianzándose en ella. Somos cuerpo. No existe una división entre mente y cuerpo, somos integrales y necesitamos sentir para hacer.

 

Sobre todo, necesitas exponerte para superarte, y sentirte cuidada y apoyada.

 

Aquí trabajamos a través de la meditación y la comunicación para adquirir determinadas habilidades que te permitan tomar las riendas de tu vida desde el autocuidado y respeto, y no desde la imposición y restricción continua.

 

Cómo funcionan las asesorías:

Nos reunimos 45 minutos a la semana. Es un proceso inicial que dura 4 meses, con posibilidad de ampliarlo si lo necesitas.

 

Formato online vía Zoom.

 

No te exijo compromiso de 4 meses. En cualquier momento que lo desees te puedes dar de baja, pero te aviso de que el éxito de un cambio así recae principalmente en la perseverancia, así que es importante que tengas la motivación de comprometerte durante los 4 meses si quieres ver resultados reales.

 

Empezamos la reunión con una meditación guiada.

 

Continuamos compartiendo diferentes prácticas, dialogando y reflexionando sobre situaciones reales de tu día a día.

 

Cada sesión estará enfocada a un aspecto determinado.

 

Durante la semana te pasaré más información para que puedas ampliar lo aprendido en las sesiones.

 

Llevarás un diario de trabajo porque realizaremos ejercicios de escritura terapéutica.

 

Te daré recomendaciones de trabajo en casa: meditaciones diarias (cortas o largas según tus posibilidades) + ejercicios en tu diario.

 

Como ves, el compromiso por tu parte es importante para lograr resultados.

 

¿Te atreves?

Qué trabajo realizamos:

Sé que va a ser uno de los puntos fuertes y la motivación principal de muchas personas, vas a aprender a alimentarte de una forma saludable, intuitiva, individualizada y adaptada a tus necesidades.

Cómo modificar aquellos que se interponen en tu camino hacia la salud y cómo instaurar nuevos desde el autocuidado y el respeto. ¿Te cuesta dejar ese vasito de leche con galletas antes de dormir? ¿O el dulce al levantarte de la siesta? ¿Quieres leer por la noche pero no encuentras el momento? Lo trabajaremos.

Cómo te hablas y cómo hablas a los demás. Cómo expresas tus necesidades, ¿pides o exiges?, cómo te tomas las respuestas de tu entorno…Trabajamos desde la comunicación no violenta y la escucha activa y consciente.

Trabajar dónde enfocas tu atención y tu concentración es vital para avanzar en el camino. Si tu mente no hace más que saltar de un pensamiento a otro, de preocupación en preocupación sin darte un sólo minuto de respiro es imposible que puedas estar en paz y sentirte bien.

Somos cuerpo y nos olvidamos continuamente. Sin movimiento no hay vida, no hay bienestar. Te ayudo a trabajar un movimiento más consciente y a incluirlo en tu día a día de una forma sencilla y personalizada.

Cómo nos cuidamos y cuidamos a los demás. Qué valor damos a nuestras relaciones y qué papel adquirimos con las personas que nos importan. Somos seres profundamente sociales, pero vivimos desconectados. Hemos perdido toda comunicación genuina y auténtica y necesitamos recuperarla.

Nos falta tiempo para todo y para todos, no llegamos y eso nos estresa y nos frustra, y a más estrés, peor salud y respuesta a nuestro entorno. En un proceso de cambio la organización es clave: Modificaremos horarios, quitaremos lo que sobra, buscaremos hueco para lo que falta (en función de tus valores y tus intereses), aprenderemos a organizar la cocina, elaborar menús sencillos y deliciosos, compartir recetas…

Precio:

El precio es de 120€/mes.

Durante 4 meses nos reunimos semanalmente 45 min.

Un total de entre 14 – 16 reuniones.

Fechas:

Posibilidad de reuniones por la mañana y por la tarde.

ASESORÍAS DE BIENESTAR

Para contratar las asesorías nos reunimos primero en una sesión gratuita de 15 minutos para conocernos y estar seguras de que esto es lo que necesitas en tu vida ahora mismo:

Dudas frecuentes y otras cosas importantes

Puedes leer más sobre mi formación y recorrido personal y profesional pinchando en este enlace: Deriva personal

1 día a la semana durante 4 meses, 45 min.

No, pero accediendo antes del 9 de diciembre podrás participar en una sesión extra online introductoria.

Sin duda. Trabajaremos la frustración, aceptación y calma porque te aseguro que habrá momentos en los que el bebé no te va a permitir estar como tu tenías planificado. De todas formas, pregúntame antes de inscribirte de forma privada.

Por supuesto que no. Este cambio es todo un proceso que depende de muchos factores. Te toca confiar en ti misma y en mi trabajo, no puedo asegurarte nada. Eres tu quien tiene que elegir el momento adecuado, ponerle el alma y encontrar a la persona que pueda ayudarte (no al mejor profesional, sólo aquella persona que sea para ti). Todo esto es puro instinto.

 

En este enlace puedes encontrar testimonios de personas que han trabajado conmigo para que puedas entender cómo trabajo un poco mejor, pero perdóname que sea repetitiva: son sólo ejemplos, no los tomes demasiado en serio.

 

>>>Testimonios de clientes