Deriva Personal

Entiendo el proceso de deriva personal de un ser humano como el propio proceso de conquista y aprendizaje de las propias necesidades internas.

 

Nunca fui buena estudiante y he estado muy perdida en mi adolescencia, pensando que no servía para aspirar más alto.

 

Honestamente, no creo ni respeto el sistema educativo actual. Esta frase que te acabo de decir es fruto de una profunda reflexión que ha durado toda mi vida y que ahora, se hace más patente e intensa que nunca cuando tengo que exponer a mis hijos a un sistema que creo que no está pensado para ayudar a cada persona a desarrollar su potencial, sino para fabricar trabajadores en línea.

 

Por suerte, el tiempo y el trabajo constante me ha ayudado a comprender que el aprendizaje es, y será siempre, desde dentro y que toda persona, con las condiciones adecuadas, podrá alcanzar su máximo potencial.

 

Aquí tienes mi deriva personal, resumida en bloques de formación y simplificada para que no sea muy pesada. No está ordenada exactamente en orden cronológico porque muchas formaciones se han dado simultáneamente y falta mucha información, muchos libros leídos y estudios revisados, pero es imposible plasmar una vida en unas líneas.

Desde los 17 años he trabajado en diferentes puestos mientras estudiaba un FP de grado medio de gestión administrativa. He pasado por diferentes cafeterías, limpieza, Mc. Donalds, etc… Seguí dedicándome a la administración durante muchos años. Durante ese tiempo, hice 2 masters de gestión de la calidad y de prevención de riesgos laborales, además de pequeños cursos de especialización administrativa. También estudié Técnico Superior en Gestión comercial y marketing.

 

Aproximadamente con 25 años, muchos cursos a mis espaldas (ninguno que me ayudara) y una pesada mochila en lo que a mi relación con la comida se refiere, decidí sacarme por simple placer el título de Técnico Superior en Dietética.

 

Busqué el centro más integral, actualizado y alternativo que encontré y acabé en Roger de Lluria, con profesores bastante conocidos en el ámbito de la nutrición como Marc Vergés, Montse Reus, Lucia Redondo, etc…

 

A pesar de que Roger de Lluria tenía una visión mucho más actualizada de nutrición, no dejaba de estar sometido a un currículum desactualizado y sin fundamento, por lo que mi sensación al terminar es que “me faltaba más” y que desde luego no estaba preparada para ayudar a otras personas.

 

Durante todo este tiempo de estudio empiezo a darme cuenta de que los intereses económicos que hay detrás del mundo de la salud y la nutrición son bestiales y de que estamos sometidos a una doble moral espeluznante que impregna los currículums educativos, las consultas y los colegios de profesionales.

 

Mientras que termino de sacar el título oficial, empiezo a estudiar especializaciones en Nutrición Clínica Avanzada, Nutrición clínica vegetariana y Obesidad en ICNS con Alfonso Bordallo, Álvaro Campillo, Marcos Vázquez, Victor Robledo, Alex Oncina, etc…, Inflamación Crónica de Bajo Grado y lo estudio con Pedro Carrera Bastos, microbiota y nutrición con Nicolas Edif.

 

Durante esa época la microbiota se convierte en uno de mis temas favoritos y empiezo a leer muchísimo al respecto y a interesarme por temas como la fermentación, la alimentación probiótica y prebiótica, etc…

 

Como la ciencia de la nutrición no para de avanzar continuamente y no quiero tener que depender siempre de otras personas en las que confiar para saber lo que realmente funciona y lo que no, decido realizar una formación en Nutrición basada en evidencia con Maelan Fontes y de esta forma tener una capacidad mayor de recopilar y entender estudios científicos.

 

Realizo algunos cursos grandes con profesionales del sector sobre alimentación en el embarazo y alimentación infantil, pero no terminan de convencerme porque se repiten los mismos clichés de siempre y me parece que no dan soluciones reales.

 

Es en este punto donde me doy cuenta de que todo problema con la alimentación no es sólo una “cuestión de alimentación”. ¿Qué hay detrás de las personas que no pueden cambiar su alimentación a pesar de tener información disponible?

 

La mala alimentación no es la causa de un problema, es la consecuencia. Si quiero ayudar a otras personas siento que la pregunta idónea que tengo que hacerme es ¿Por qué esta persona no consigo comer bien? Necesito entender que sucede en el cerebro de esas personas para actuar como actúan.

 

Durante ese año decido realizar un máster de neurociencia terapéutica impartido íntegramente por Alfonso Bordallo. Ese máster me cambia la vida literalmente. Un mundo nuevo se abre ante mí y mi forma de percibirme a mí misma y al resto de personas cambia radicalmente.

 

Todo lo que tenga que ver con neurociencia, psicología, personalidad, apego, aprendizaje, etc… llena cada minuto de mi tiempo libre. Empiezo a leer a Francisco Mora, Jon Kabat-Zinn, Antonio Damasio, Alison Gopnik, Daniel Siegel, Ken Robinson, etc…

 

Todo este aprendizaje sobre nuestras necesidades biológicas reales, neurociencia, además de mi propia experiencia como ser humano y como madre y mi contacto con personas a las que he podido observar en su relación con otros, me hace querer indagar más y comprender el proceso de la infancia.

 

Leer y estudiar a André Stern, aproximarme a lo que denomina Ecología de la infancia, Arno Stern y sus estudios sobre la formulación, Rebeca Wild, Gerald Huther, Ivan Illich, Alison Gopnik…

 

Eso me ha llevado inevitablemente a abrir los ojos hacia la importancia del juego y el aprendizaje en el ser humano y sobre todo en el niño. Decidí formarme a lo largo de este año siguiendo los principios de la educación creadora con Miguel Ángel Castro y Vega Martín.

 

Fue la propia Vega Martín la que me llevó a interesarme por la comunicación no violenta y, descubrirla, ha sido como poner nombre y concepto a todo aquello que llevaba dentro. Mejorar y entender la importancia de una comunicación humilde desde el corazón con todas las personas. La he estudiado a través de Marshall Rosenberg y Pilar de la Torre.

 

Por iniciativa personal que después me ha llevado a poder aplicar todo lo aprendido de forma profesional, me acerqué a la práctica de mindfulness y meditación. Empecé estudiándola por mi cuenta leyendo y siguiendo a Jhon Kabat-Zinn, Richard Davidson, Daniel Goleman… porque quería tener una visión científica del proceso, pero pronto me interesé también por una visión espiritual y he seguido estudiando y practicando a través de Mathieu Ricard, Thich Nhat Hanh, realizado cursos de entrenamiento mental con Lama Rinchen Gyaltsen, MBSR con Dave Potter, formación en yoga y mindfulness para niños con Ana Barredo y durante este año estoy cursando un máster en instructora de mindfulness con base de Dharma, Terapia de aceptación y compromiso y ciencia de mindfulness con Alba Valle.

más sobre mi trabajo:

Te dejo enlace a mi blog y mi podcast y así puedes ver cual es mi línea de trabajo: