FELICIDAD ¿SE NACE O SE HACE?

La felicidad, como casi todo, tiene un sentido evolutivo. Nos indica que todo va bien en nuestra vida, que podemos estar relajados y tranquilos.
Cuando esto es así, podemos centrarnos en mejorar nuestras habilidades, nuestra inteligencia, en realizar actividades de crecimiento personal, en jugar, en tener relaciones profundas…Y esto, a su vez, aumenta nuestra felicidad.
Es la rueda que nunca para de girar.